Suplementos Alimenticios, ¿Sabes qué son?



En la actualidad, por varias razones no solemos llevar una alimentación adecuada y no incluimos alimentos que nos proporcionen los nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione de la manera correcta y óptima. Es en este tipo de situaciones donde podríamos hacer uso de algún suplemento alimenticio para complementar y obtener esos nutrientes en específico. Pero entonces, ¿qué es un suplemento alimenticio?

De acuerdo con la información que da la COFEPRIS estos son productos a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos deshidratados, entre otros. Un suplemento alimenticio puede aportar nutrientes como lo son: proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales.  

Ahora, ¿cuál es la función de un suplemento?

 Su principal función es la de incrementar, complementar o de suplir algún nutriente que debe de provenir de los alimentos que consumimos en la dieta. De acuerdo con esto, el uso de un suplemento puede ser útil para personas que no alcancen a cubrir sus necesidades de algún nutriente en específico, como, por ejemplo: una persona que no alcanza a cubrir sus requerimientos de proteína al día. En este caso en particular se podría utilizar un suplemento de proteína en polvo para que pueda alcanzarlo, obviamente esto tendría que ser evaluado por el nutriólogo y también ser claro en que la prioridad siempre será la de obtener los nutrientes que el cuerpo necesita por medio de la dieta.

Es importante mencionar que muchos nutriólogos y sociedades de nutrición como la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (ISSN), ven a los suplementos como “las cerezas del pastel”, mientras que otros autores, siendo la dieta un 100%, les dan a estos un valor de importancia de entre 5-10%. Con esto se hace hincapié en que el suplemento nunca será el reemplazo de una dieta.             El ejemplo previo y la imagen mostrada a continuación se aplican en un contexto de nutrición deportiva. Sin embargo, puede llevarse también a un contexto de alguien que hace ejercicio de forma recreativa, constante y que busca salud. O de igual forma, al de una persona que está empezando a cuidar su alimentación, haciendo ejercicio 3 días a la semana. Lo ideal es que visualicemos una pirámide, en la cual la base siempre deberá de ser la dieta, para posteriormente el ejercicio, el descanso y por último en la punta de la pirámide el uso de los suplementos.

Información para considerar acerca de la industria de los Suplementos Alimenticios.

De acuerdo con un artículo publicado en New York Times, la industria de los suplementos alimenticios mueve una gran cantidad de dinero. Los siguientes datos fueron reportados por Outram y Steward (2015):

  • La industria está valorada en aproximadamente $37,000,000,000 de dólares.
  • En Estados Unidos, el 55% de las personas han referido consumir un suplemento.
  • Aproximadamente entre un 40-70% de los atletas tienen un consumo regular de estos.
  • Solamente solo 0.3% de los suplementos advierte en su etiqueta sobre los posibles efectos secundarios.
  • Entre un 10-15% de los suplementos contienen sustancias ilegales.
  • El 80% de los suplementos NO poseen el contenido nutrimental que se reporta en su etiqueta.
  • La gran mayoría de los suplementos que se pueden encontrar en el mercado no tienen evidencia científica que respalde las afirmaciones que se dan sobre sus funciones.

Cabe destacar que esta información y cifras es relacionada con el mercado de los Estados Unidos, país en el que los controles son mucho más estrictos que países como México o el resto de Latinoamérica, así que podemos darnos una idea de cómo funciona esta industria multimillonaria.

Donde buscar información confiable sobre suplementos

Ahora que ya se ha mencionado la función de los suplementos, lo siguiente es revisar donde se puede encontrar información fidedigna de ellos, si son seguros y qué es lo que hacen en nuestro organismo.

El “Australian Institute of Sport” o en español Instituto Australiano del Deporte, es un instituto que cuenta con una clasificación para dividir los suplementos con base a investigaciones que se han hecho, si tienen un beneficio para el cuerpo, si son seguros, si son legales para su uso en deportistas y si tienen uso como apoyo en tratamientos médicos. Este sistema se puede encontrar de la siguiente manera:

  • Grupo A: Este grupo de suplementos cuenta con una fuerte evidencia científica. Se pueden usar en situaciones específicas y pueden ser divididos en 3 categorías: comida deportiva, suplementos médicos y suplementos para mejorar el desempeño de la persona. Algunos ejemplos que podemos encontrar aquí son los siguientes: proteína aislada de suero de leche, cafeína, multivitamínicos, probióticos, creatina, beta-alanina, entre otros.
  • Grupo B: Estos suplementos requieren de más investigación científica, pero se han empezado a observar y han surgido resultados positivos. Algunos ejemplos que podemos encontrar aquí son: suplementos de colágeno, carnitina, HMB, cúrcuma, vitamina C y E, BCAA, suplementos de cetonas, por mencionar algunos de este grupo.
  • Grupo C: En esta lista se despliega cualquier suplemento que no se encuentre en el grupo A y B, sin embargo, la evidencia científica con la que se cuenta no arroja ningún beneficio. De igual manera, no hay investigación que respalde las afirmaciones de su función, no se recomienda su uso.  
  • Grupo D: Son productos que están prohibidos. Si se llegan a consumir, dependiendo de la sustancia, existe un alto riesgo a que el usuario salga positivo en una prueba de dopaje. Esta lista se actualiza cada conforme a lo que vaya indicando la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

Conclusiones y recomendaciones

El mundo de los suplementos alimenticios va en aumento, y como se ha visto, hay para muchos usos y segmentos. Por ejemplo, personas que hacen ejercicio/deporte, los que los necesitan para complementar sus requerimientos; para mejorar su rendimiento y también existe el caso del uso de algún suplemento utilizado a la par de un tratamiento médico.

Para terminar, aquí unas cuantas recomendaciones en el caso de que se quiera usar un suplemento alimenticio:

  • Si se quiere consumir un suplemento, es necesario acudir con un nutriólogo para recibir orientación y aclaración de las funciones y beneficios que tiene utilizarlos.
  • Priorice llevar una alimentación saludable, acorde a sus necesidades recordando que el usar el suplemento alimenticio solo será la “cereza” del pastel, nunca al revés.
  • Hay suplementos que pueden ser buenos para completar sus requerimientos diarios de algún macro, como la Whey Protein o Proteína de Suero de Leche. Esta es considerada como “el estándar de oro”, ya que posee un muy buen perfil de aminoácidos. Le ayudará a llegar a su requerimiento proteico del día y además es fácil de llevar.
  • Si va a utilizar algún suplemento, procure que cuenten con investigaciones científicas, ya que estos le darán validez a lo que dicen que hacen. Un buen lugar para buscar información es el Examine.com o Instrumento Australiano del Deporte.
  • Solo utilice los suplementos que se encuentran en el grupo A del Instituto Australiano del Deporte, así no malgastará su dinero.

Autor: Juan Antonio Lozano Méndez

Bibliografía

  1. Pérez-Meza F, Colin J. (2020). El libro negro de los suplementos: Suplementos legales e ilegales que funcionan.
  2. Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. (2016, August 31). Suplementos Alimenticios. Recuperado: enero 23, 2021, de https://www.gob.mx/cofepris/acciones-y-programas/suplementos-alimenticios-62063
  3. Bonilla Ocampo, D. (octubre, 2013). Sistemas de Clasificación de los Suplementos Dietarios. Recuperado: enero 24, 2021. Disponible en: https://g-se.com/sistemas-de-clasificacion-de-los-suplementos-dietarios-bp-y57cfb26d60acd
  4. Australian Institute of Sport, (febrero, 2019). The AIS Supplement Framework. Recuperado: 24 enero, 2021. Disponible en: https://www.ais.gov.au/__data/assets/pdf_file/0004/698557/AIS-Sports-Supplement-Framework-2019.pdf
  5. Australian Institute of Sport. (S.F). Supplements.  Recuperado: 24 enero, 2021. Disponible en: https://www.ais.gov.au/nutrition/supplements
  6. Kim, J., & Kim, J. (2019). Nutritional Supplement for Athletic Performance: Based on Australian Institute of Sport Sports Supplement Framework. Exercise Science28(3), 211-220. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/335886723_Nutritional_Supplement_for_Athletic_Performance_Based_on_Australian_Institute_of_Sport_Sports_Supplement_Framework
  7. Cuenca-Sánchez, M., Navas-Carrillo, D., & Orenes-Piñero, E. (2015). Controversies surrounding high-protein diet intake: Satiating effect and Kidney and Bone Health. Advances in nutrition, 6(3), 260-266. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25979491
  8. Devries, M. C., & Phillips, S. M. (2015). Supplemental protein in support of Muscle Mass and Health: Advantage Whey. Journal of Food Science, 80(1). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25757896
  9. Federación Mexicana de Nutrición Deportiva. (7, noviembre, 2017). Cafeína, seguridad y rendimiento deportivo. Recuperado el: 25 enero, 2021. Disponible en: https://www.fmnd.org.mx/blog/nutricion/cafeina-seguridad-y-rendimiento-deportivo/