PROMUEVE LA CONSERVACIÓN DE UN HÍGADO SANO

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno este mismo se encarga de regular la mayoría de los niveles de sustancias químicas de la sangre y secreta una sustancia denominada bilis, que ayuda a transportar los desechos desde el hígado.
higado-saludable_0

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno este mismo se encarga de regular la mayoría de los niveles de sustancias químicas de la sangre y secreta una sustancia denominada bilis, que ayuda a transportar los desechos desde el hígado. Toda la sangre que sale del estómago y los intestinos pasa por el hígado.

El hígado procesa, descompone y equilibra esta sangre, además crea los nutrientes y metaboliza los medicamentos de forma que el cuerpo pueda usarlos sin que le resulten tóxicos.

Algunas de las tareas que realiza el hígado son las siguientes:

  • Produce ciertas proteínas para el plasma sanguíneo.
  • Produce colesterol y proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas por todo el cuerpo.
  • Convierte el exceso de glucosa en glucógeno para almacenamiento (luego, el glucógeno vuelve a transformarse en glucosa para energía) equilibra y fabrica glucosa a medida que se necesita.
  • Regula los niveles de aminoácidos en sangre, que son las unidades formadoras de proteínas.
  • Procesa la hemoglobina para el uso de su contenido de hierro.
  • Realiza depuración de bilirrubina, incluso de los glóbulos rojos. Si existe una acumulación de bilirrubina, la piel y los ojos se ponen amarillos.
  • Depura fármacos y otras sustancias tóxicas de la sangre
  • Produce bilis, que ayuda a transportar los desechos y a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión.
  • Almacena vitaminas y minerales.

Además, el Hígado es muy resistente, tiene una gran capacidad para regenerarse después de una lesión y cuenta con una reserva de nutrientes de los cuales toma cuando sus células son lesionadas. Pero cuando se desarrolla el hígado graso no asociada al alcohol se contribuye a varios factores relacionados principalmente con el metabolismo de lípidos, insulino resistencia, diabetes, sedentarismo, hipertrigliceridemia, sobre peso, obesidad y el estrés oxidativo que incrementan la vulnerabilidad del hígado. (Bonis, 2001)

Muchos medicamentos también pueden causar concentraciones anómalas como:

  • Los medicamentos anticonvulsivantes como fenitoína, ácido valproico, carbamacepina y fenobarbital.
  • El paracetamol, también denominado acetaminofén (como el Tylenol).
  • Antibióticos como tetraciclinas, sulfonamidas, isoniacida (INH), sulfametoxazol, trimetoprima, nitrofurantoína, etc.
  • Los medicamentos para reducir el colesterol como las “estatinas” y la niacina.
  • Medicamentos cardiovasculares como la amiodarona.
  • Medicamentos antidepresivos de tipo tricíclico.

Es importante señalar que si se corrige el estilo de vida esta vulnerabilidad puede ser reversible.

Actualmente la incidencia de cáncer de hígado está aumentando en casi todas las regiones del mundo. (Harrison, 2017)

 

El cáncer de hígado fue la cuarta causa de muerte por cáncer en el año 2015 y se calcula que provocó 788 000 defunciones según las estadísticas realizadas por el INEGI en el año 2018.

A diferencia de otros tipos de cáncer, el de hígado se presenta como resultado de la cirrosis.

Existen dos principales causas para desarrollar cirrosis. La primera es la viral, que se presenta después de adquirir los virus de hepatitis B o C. La segunda son las enfermedades por depósitos, que causan acumulación de Hierro y predispone a la persona a padecer cáncer de hígado, otro factor importante para desarrollar cirrosis es el alcoholismo crónico ya que permite la formación de tumores que afectan gravemente al hígado. En México, la primera causa de cáncer hepático es la cirrosis y la segunda, la hepatitis C.

Recientemente se ha descubierto que el hígado graso está entre la tercera y cuarta causa potencial para desarrollar cáncer hepático puesto que la acumulación de grasa produce una inflamación y regeneración anormal del órgano.

La acumulación de hierro, el alcoholismo y las enfermedades infecciosas como la hepatitis C o B afectan al hígado de manera crónica, por lo que a futuro se desarrolla una cirrosis causada por la fibrosis que se forma en la membrana de este órgano, resultado del proceso de cicatrización y regeneración anormal. Esto implica una afectación significativa. Las lesiones que se desarrollan después de meses o incluso años, comienzan a producir cambios en la función del hígado y aparecen nódulos grandes de cirrosis que lo deforman y cambian su estructura, lo cual puede desencadenar cáncer.

Los síntomas de una enfermedad hepática se presentan hasta que existe un daño avanzado. El paciente puede presentar coloración amarilla en los ojos, pérdida de peso importante, dolor y pesadez en el abdomen y crecimiento del hígado con nódulos anormales, observables con un ultrasonido.

Debido a su importancia epidemiológica, el 14 de mayo de cada año se conmemora el Día nacional de la salud hepática con el que se busca la disminución de muertes por esta enfermedad y el fomento de acciones preventivas por parte de la población para el cuidado y conservación del hígado sano. (FundHepa, 2018)

Las recomendaciones para cuidar y conservar un hígado sano son las siguientes:

  1.  Consumir una dieta balanceada.
  2.  Realizar actividad física regularmente.
  3.  Mantener una buena higiene en los alimentos, desde su preparación hasta su consumo.
  4.  Cumplir con las vacunas contra hepatitis A y B.
  5.  Usar solo los medicamentos prescritos por el médico durante el tiempo señalado y no automedicarse.
  6.  Evitar el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.
  7.  Evitar mezclar medicamentos con alcohol.
  8.  Ser cuidadosos con el uso de aerosoles, insecticidas y solventes químicos.
  9.  Mantener un estilo de vida saludable en general.
  • Autor:

L. N. Rosalina Sandoval Delgado

 

BIBLIOGRAFÍA

Bonis, P. A. (8 de Febrero de 2001). The New England Journal of Medicine. Obtenido de Is Liver Fibrosis Reversible? : https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM200102083440610

Fitzmaurice, C. (05 de Octubre de 2017). Jama Network. Obtenido de https://jamanetwork.com/journals/jamaoncology/fullarticle/2656875?resultClick=1

FundHepa. (2018). Fundación Mexicana para la Salud Hepática. Obtenido de https://www.fundhepa.org.mx/Historia%20D%C3%ADa%20de%20la%20Salud%20Hep%C3%A1tica.html

Harrison, P. (18 de Octubre de 2017). Medscape. Obtenido de https://espanol.medscape.com/verarticulo/5901980#vp_2

INEGI. (02 de Febrero de 2018). Estadisticas a propisto del día mundial contra el cáncer. México: Instituto Nacional de Estadistica y Geografía.

Mayo Clinic. (05 de Enero de 2018). Mayo Clinic. Obtenido de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hemochromatosis/symptoms-causes/syc-20351443

UChicago Medicine. (1 de Noviembre de 2018). Obtenido de http://healthlibrary.uchospitals.edu/content/adult-diseases-and-conditions-v0/hand237gado-anatomand237a-y-funciones/