Nutrición En El Paciente Renal

México ocupa una de los primeros lugares de Diabetes Mellitus (DM) a nivel mundial, dicha patología  es la principal causa de Insuficiencia Renal, en un estudio elaborado por la National Kidney Foundation se encontró que la prevalencia de  Insuficiencia Renal Crónica (IRC) en la Ciudad de México era de un 22%, mientras que un 31.3% era población jalisciense, además otra investigación arrojó que la mitad de la población mexicana reportaron antecedentes familiares de DM, Hipertensión Arterial y obesidad, por esta razón abordaremos este tema (Cueva, 2016).

Como sabemos los riñones desempeñan un papel muy importante en nuestro organismo, estos órganos se encargan de eliminar toxinas y desechos del cuerpo humano como la urea, creatinina y ácido úrico, además mantienen un equilibrio ácido base, control de la Tensión Arterial (TA), síntesis de carnitina, homeostasis de glucosa y secreción de hormonas como la eritropoyetina, urodilatina y Vitamina D3 (Vásquez, 2014).

Cuando los riñones no realizan su función debido a deficiencias circulatorias, glomerulares o tubulares, ocasionando una retención de desechos, se le conoce como Insuficiencia Renal Aguda (IRA) y un factor de riesgo es la Diabetes Mellitus e Hipertensión Arterial.

En cambio, cuando hablamos de Insuficiencia Renal Crónica se refiere a la pérdida progresiva de la función renal y puede ser ocasionada por IRA, cambios estructurales en el riñón, cistinosis y Diabetes Mellitus. Además, la IRC se encuentra asociada con una malnutrición, causada por alteraciones en el metabolismo proteico y energético, hormonales, infecciones y la reducción de ingesta de alimento por anorexia (Alfonso, 2015).

Es necesario tomar en cuenta las siguientes recomendaciones en este tipo de patología, con el fin de lograr una terapia nutricional adecuada para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes:

  1. Consumir la cantidad adecuada de calorías.
  2. Limitar el consumo de Sodio y Fósforo.
  3. Monitorear el consumo de Hidratos de Carbono (intolerancia de HC).
  4. Asegurar el consumo de proteína de alto valor biológico.
  5. Cubrir los requerimientos de Potasio, según la etapa de Insuficiencia Renal.
  6. Vigilar el consumo de líquidos (recuperación de la perdida de líquidos).
  7. De ser necesario, suplementar complejo B.

De igual manera, es importante establecer objetivos durante el tratamiento de un paciente con insuficiencia renal, para asegurar que el tratamiento sea adecuado, por ejemplo:

  1. Monitorear constantemente el estado nutricional (disminución el catabolismo tisular).
  2. Controlar los síntomas urémicos y reducir la acumulación de desechos de nitrógeno.
  3. Tratar la hipertensión arterial.
  4. Controlar los niveles de glucosa en plasma.
  5. Mantener el equilibrio electrolítico (prevención la acidosis y edema).

Tratamiento para la insuficiencia renal.

La diálisis peritoneal (DP) se refiere al proceso de filtración artificial de la sangre por medio de una solución hiperosmolar, que consiste en la eliminación de desechos y líquido excesivo del organismo, por lo que, es necesario llevar un plan de alimentación estricto.

Cuando la Insuficiencia Renal se encuentra en una etapa avanzada, se recomienda la hemodiálisis, este tipo de terapia utiliza un filtro especial para eliminar residuos y líquido adicional de la sangre y volver a regresar al cuerpo.

Sin embargo, con ambos tipos de tratamientos es necesario monitorear la pérdida de proteínas y aminoácidos, consumo de líquidos y asegurar la eliminación de toxinas ureicas (Escott, 2007).

Para finalizar, la Insuficiencia Renal es una patología que requiere de diversos cuidados para el individuo, por lo que, es necesario tratarla con un equipo multidisciplinario incluyendo al nutriólogo, debemos conocer el tratamiento nutricio óptimo para no poner en riesgo la vida de nuestros pacientes.

  • Autor: L.N. Diana Carrillo
Bibliografía.
  1. Alfonso, A. I. (2015). Estudio de albúmina sérica y del índice de masa corporal como marcadores nutricionales en pacientes con hemodiálisis. Nutrición Hospitalaria , 1317-1318.
  2. Cuevas, M. d. (2016). Enfermedad Renal. Gaceta Médica de México, 90-91.
  3. Escott, S. (2012). Nutrición, diagnóstico y tratamiento. Barcelona: Wolters Kluwer.
  4. Vásquez, S. D. (2014). Insuficiencia Renal y Nutrición . Revista de actualización clínica , 2221.