Importancia de la nutrición en el Adulto Mayor

El envejecimiento se considera como un proceso fisiológico caracterizado por alteraciones en el organismo durante todo el periodo de la vida, produciendo en la mayoría de los casos limitaciones en la vida cotidiana de las personas. Además, estos aspectos biológicos, psicológicos y sociales afectan las necesidades básicas, poniendo en riesgo el estado nutricio de la población geriátrica, por esta razón abordaremos este tema (Álvaro, 2014). 

Durante esta etapa de vida, los adultos mayores presentan aspectos significativos que debemos considerar para una evaluación, monitoreo y terapia nutricional correcta, por ejemplo: 

  1. Pérdida de peso involuntaria. 
  2. Disminución progresiva de la talla (lordosis y cifosis). 
  3. Cambios fisiológicos y metabólicos (función gastrointestinal).  
  4. Problemas de deglución de alimentos (perdida de piezas dentales y apetito). 
  5. Depresión. 
  6. Aparición de patologías asociadas con la edad (artritis, sarcopenia, osteoporosis, anemia y neumonía).

Cabe mencionar, que debemos realizar una terapia nutricional adecuada con el propósito de corregir problemas alteraciones nutricionales (desnutrición, sobrepeso y obesidad), con las herramientas apropiadas para este tipo de población (Escott, 2012) (Pallás, 2002).

En los últimos años, la prevalencia de adultos mayores de 60 años ha incrementado en la población mexicana, además cada año avanza un 2% el envejecimiento de la población a nivel mundial, este grupo etario se ve afectado por la dependencia social y económica, aumentado la tasa de morbilidad y mortalidad, debido a la malnutrición por  hábitos dietéticos inadecuados (INGER, 2013). 

Para llevar una valoración, control y monitoreo nutricional exitosa en los adultos mayores, debemos tomar en cuenta estos aspectos fundamentales: 

  1. Asegurar el aporte de calcio y proteína. 
  2. Vigilar el consumo adecuado de vitamina C, D, ácido fólico, hierro, fibra y líquidos.
  3. Aumentar el consumo de antioxidantes.
  4. Controlar el consumo de grasas saturadas, alcohol,  cafeína, azúcar y dulces. 
  5. Vigilar signos y síntomas de deficiencias nutrimentales. 
  6. En caso de debilidad olfativa y gustativa, la dieta deberá aportar zinc, folato y Vitamina A. 

 

Además dentro del tratamiento nutricional la educación del paciente también es importante, por lo que, se recomienda adoptar una serie de sugerencias que mejoraran su calidad  de vida: 

  1. Dieta con textura correcta. 
  2. Sazonamiento alimentos con plantas medicinales y especies. 
  3. Manipulación y preparación correcta de alimentos. 
  4. Fomentación la actividad física asociado con la edad. 
  5. Socialización en los horarios de comida (Escott, 2012). 

Por otra parte, está comprobando que llevar estilos de vida saludables durante las etapas de crecimiento y desarrollo, ayuda a prevenir el riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas en la edad adulta (INGER, 2019).  

Si bien, debemos realizar planes de acción para prevenir o disminuir este problema de salud pública, como gestionar o crear normas de promoción, detección y manejo de problemas de nutrición, implementación de programas de salud y generación de acciones de ayuda para adultos mayores que  se encuentra en riesgo de inseguridad alimentaria severa (INGER, 2013). 

Como conclusión, en la etapa de la vejez existe un mayor índice de malnutrición, sobrepeso y obesidad relacionado a la condiciones de vivencia y cambios en el organismo de los individuos, por lo que, como profesionales de la salud, debemos saber cómo llevar un tratamiento y monitoreo nutricional correcto, para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. 

  • Autor:

L.N. Diana Carrillo

Bibliografía.
  1. Escott, S. (2012). Nutrición, diagnóstico y tratamiento. Barcelona: Wolters Kluwer.
  2. García, A. M. (2014). Análisis del concepto de envejecimiento. . Gerokomos, 57-60.
  3. Geriatría, I. N. (2013). Estado de Nutrición del Adulto Mayor en México. . Foro de Envejecimiento y Salud: Investigación para un plan de acción , 1-3.
  4. Geriatría, I. N. (2019). Noticias sobre envejecimiento y salud. Boletín Instituto Nacional de Geriatría , 20-22.
  5. Pallás, M. C. (2002). Importancia de la Nutrición en la Persona de Edad Avanzada. Novartis Consumer Health S.A., 5-8.