Ayuno Intermitente

Seguramente tú también ya has escuchado hablar del ayuno intermitente y te preguntarás… ¿qué tan efectivo es?, ¿sus ventajas y desventajas? y ¿cómo se aplicaría en un plan de alimentación?.

Ya existen estudios que demuestran los efectos favorables de realizar este ayuno, pero siguen siendo insuficientes los estudios que nos hablen sobre las consecuencias o efectos secundarios de realizar este ayuno durante un largo tiempo.

Este ayuno intermitente consiste en realizar una distribución de nuestro horario durante el día para poder consumir alimentos y para mantener el cuerpo en absoluto ayuno, para esto se debe tomar en cuenta la actividad física diario y los hábitos del paciente para poder lograr una mejor aceptación por su parte y pueda adaptarse fácilmente.

Existencia varios protocolos de ayuno que pueden ser empleados de acuerdo según el paciente y su rutina diaria.

  • Ayuno 12/12: Esta fase es la más recomendada dentro de los protocolos ya que con esta aconsejan iniciar a practicar el ayun. Cuenta con dos fases donde 12 horas son utilizadas para consumir alimentos y las 12 horas posteriores deben dedicarse al ayuno.

 

  • Ayuno 14/10: Esta es la fase aconsejada a seguir posteriormente de haber realizado el ayuno 12/12, en este ayuno se deben cumplir con 14 horas de ayuno y 10 horas donde el paciente puede consumir alimentos.

 

  • Ayuno 16/8: Este es un protocolo de dos fases donde en su primera fase se debe cumplir con 16 horas continuas de ayuno donde no se debe de consumir ningún alimento que aporte calorías al organismo, en algunos protocolos comentan que podemos tomar café sólo, edulcorantes cero calorías, chicles sin azúcar y generalmente en estas horas son donde el paciente duerme para facilitarle el cumplir con el ayuno, posteriormente se cuenta con 8 horas continuas disponibles para poder consumir alimentos tomando en cuenta las calorías requeridas por el paciente y realizando la distribución por los tiempos de comida que va a realiza, lo ideal sería dividir las calorías entre tres y cinco comidas.

El ayuno intermitente independiente de sus variaciones y fases, conduce a la pérdida de peso; más sin embargo el ajuste calórico y educación nutricional muestran resultados más efectivos en cuanto a reducción de la masa grasa corporal, siendo la forma más eficaz y recomendada para pérdida de peso a largo plazo. 

Si bien la ayuno intermitente surge como una alternativa para las dificultades presentadas por los pacientes para mantener dietas hipocalóricas, pero los estudios realizados han indicado poca adhesión al régimen de alimentación por parte del paciente, lo que nos hace concluir que resulta complicado para el paciente realizar esta dieta por períodos prolongados.

En un estudio, individuos voluntarios con sobrepeso emplearon la fase de ayuno 14/10 donde comieron por solo 10 horas al día durante 16 semanas. Como resultado los pacientes redujeron el peso corporal y manifestaron estar llenos de energía y también comentaron mejora en el sueño y que los beneficios persistieron durante un año aproximadamente.

Es necesario seguir revisando las diferentes investigaciones sobre ayunos cortos y estudiar si los efectos conseguidos con ayunos largos son similares a los logrados con ayunos cortos. 

Los ayunos cortos pueden ser más llevaderos y mejor comprendidos por el paciente que comienza. Los efectos de realizar el ayuno mejoran con el entrenamiento y con el ejercicio. 

  • Autor:

L.N. Rosalina Sandoval

 

Bibliografía

Longo (2016) A Diet Mimicking Fasting Promotes Regeneration and Reduces Autoimmunity and Multiple Sclerosis Symptoms.

Bizkarra K. (2017) El poder curativo del ayuno. Recu- perando un camino olvidado hacia la salud. Bilbao: Desclée de Brouwer.

RE, P. (2015). Ayuno intermitente y salud metabólica. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Figueroa-García MC y cols. Glucemia en ratas diabéticas. Perfil glicémico durante el ayuno en ratas macho-Wistar con diabetes tipo 2. Rev Hosp Jua Mex 2016; 83(1 y 2): 23-30.

Saz, P. (2016). Ayuno intermitente. MEDICINA NATURISTA, 3-9.

Jiménez R. Caloric restriction, a way for prevention and treatment of type 2 diabetes? Rev Chil Nutr. 2015;39(3):88–93. http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182012000300013.

Jáuregui-Lobera I. Fad diets, miracle diets, diet cult… but no results. JONNPR. 2017;2(3):90-93. DOI: 10.19230/jonnpr.1301.

Gill S, Panda S. A (2015) Erratic Diurnal Eating Patterns in Humans that Can Be Modulated for Health Benefits.Cell Metab; 22(5): 789-98.