Alimentación en Artritis Reumatoide

Comienza el frío y con él, algunas enfermedades se complican, una de ellas es la Artritis Reumatoide (AR), que consiste en la inflamación de las articulaciones, produciendo dolor, deformidad y dificultad para el movimiento, aunque también puede afectar otras partes del organismo. Es una enfermedad crónica, con una baja frecuencia de curación espontánea, aunque con un tratamiento adecuado se consigue un buen control de la enfermedad en la mayoría de los casos. Es más frecuente en mujeres, pero también afecta a varones, se presenta con mayor frecuencia entre los 45 y los 55 años.

Las articulaciones que se inflaman con más frecuencia son las muñecas, los nudillos, las articulaciones de los dedos de las manos y de los pies, los codos, los hombros, las caderas, las rodillas y los tobillos. Además del dolor y la hinchazón, por las mañanas puede haber dificultad para el inicio de los movimientos (rigidez matutina) de duración variable, y que puede llegar a ser incluso de horas. La inflamación persistente puede acabar dañando los huesos, ligamentos y tendones que hay alrededor. La consecuencia será la deformidad progresiva de las articulaciones y la pérdida reducción de la movilidad articular, lo que puede llevar al enfermo a un cierto grado de discapacidad para hacer algunas tareas de la vida diaria.

En cuanto a la alimentación tenemos que tomar en cuenta varios factores y uno de ellos es la facilidad de movimiento que tenga el paciente tanto para la preparación de los alimentos como para la ingesta, además de tener presente algunas pautas alimentarias adecuadas y equilibradas que pueden afectar de manera positiva el manejo de la AR, no sólo porque nutrición y salud están estrechamente ligadas, sino porque, además, impactan directamente sobre el peso corporal. Existe cada vez más evidencia científica que apoya que el sobrepeso y la obesidad influyen en la actividad de la AR, así como en la percepción del dolor, en los índices de recuentos articulares y en la discapacidad funcional de los pacientes. Las células del tejido graso, llamadas adipocitos, producen sustancias inflamatorias (citocinas) que empeoran el estado inflamatorio, ya inicialmente presente, en las articulaciones de las personas con AR. Por ello, a mayor peso corporal, la concentración de estas sustancias inflamatorias aumenta en el organismo y conlleva cuadros inflamatorios y dolorosos más graves. Es recomendable evitar el sobrepeso ya que éste, además de aumentar la inflamación, implica una sobrecarga y un deterioro más acelerado de las articulaciones dañadas.

En la dieta diaria se recomienda incluir, de forma regular, determinados alimentos que pueden ayudar a paliar los síntomas de esta enfermedad, sobre todo por sus potenciales efectos antiinflamatorios como: Alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 ya que reducen la inflamación generalizada de todo el cuerpo porque disminuyen la producción de sustancias químicas inflamatorias (citocinas, proteína C reactiva). Algunos estudios han descrito que los suplementos de aceite de pescado pueden aliviar tanto los síntomas dolorosos de la AR como la duración de la rigidez matutina asociada a la enfermedad.

Los alimentos ricos en Betacarotenos son pigmentos vegetales naturales que son poderosos antioxidantes que protegen a las células, ya que combaten los radicales libres que causan el envejecimiento celular. Además, los betacarotenos son transformados por nuestro organismo en una vitamina esencial, la vitamina A. La vitamina C es recomendada en la dieta anti inflamatoria, ya que esta vitamina es un antioxidante natural que neutraliza el daño que los radicales libres ejercen sobre las articulaciones. Por tanto, la ingesta de verduras, hortalizas y frutas está muy indicada para las personas que sufren AR. Otros son los bioflavonoides que son también pigmentos vegetales con elevada capacidad antioxidante, previniendo los efectos nocivos de los radicales libres que producen gran cantidad de estados degenerativos. Por tanto, el consumo de bioflavonoides está indicado para mitigar procesos degenerativos de cualquier órgano del cuerpo humano y, concretamente en la AR, disminuyendo la severidad de la degeneración ósea y de las articulaciones. Alimentos ricos en selenio ya que es un mineral con potentes propiedades antioxidantes en la eliminación de los radicales libres producidos por el metabolismo celular. Además, el selenio puede limitar la síntesis de prostaglandinas, las cuales tienen marcados efectos inflamatorios en el organismo. Así, la administración de suplementos de selenio, junto con vitamina E, puede resultar muy beneficiosa para el manejo de la inflamación en la AR.

Un gran aliado es el aceite de oliva, además de ser rico en grasas saludables para el sistema cardiovascular, presenta efectos antiinflamatorios al detener la actividad de algunas proteínas implicadas en los procesos inflamatorios. Este mecanismo antiinflamatorio sería paralelo al que realizan los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, como la aspirina o el ibuprofeno.

Así como encontramos alimentos que nos favorecen a llevar un mejor tratamiento, también hay alimentos que debemos de evitar con la finalidad que no empeore el estado de salud de nuestro paciente ya que pueden acentuar el dolor y, dejar de consumirlos, puede producir cierto alivio de la sintomatología propia de la AR. Así, la ingesta de alimentos procesados con alto contenido de azúcar y grasas aumenta la inflamación y empeora los síntomas de la AR, además de que predispone al organismo a otras enfermedades crónicas y al sobrepeso. Algunos alimentos que se recomienda eliminar en la AR puesto que podrían acentuar el estado inflamatorio son: Carnes rojas, leche entera y sus derivados, embutidos, berenjenas, dulces, pasteles, helados y azúcares refinados, productos procesados y envasados, cafeína.

Recordemos que la alimentación es fundamental en cualquier etapa de la vida y más cuando existe una condición de por medio.

  • Autor:
    • L.N. Yolitzin Paniagua Alonzo

 

 

Bibliografía:

https://www.ser.es/wp-content/uploads/2015/09/02.pdf

https://www.artritis-il6.es/-/media/EMS/Conditions/Rheumatoid%20Arthritis/Brands/RAandIL6ES/Unbranded/pdf/EBOOK%20AR%20ALIMENTACION.pdf?la=es-ES